Analítica web
Reflexiones sobre madurez digital, datos y tecnología

WPO: buscando explicación a preguntas sin respuesta

Se lee en 3 minutos

 

Estoy convencido que como analista web has dejado en muchas ocasiones preguntas sin respuesta. Tranquilo, a mi también me ha pasado y me sigue pasando con frecuencia.

Determinados comportamientos y resultados son fácilmente interpretables, otros necesitan de más exploración a la hora de encontrar evidencias que apoyen un hecho como causa – efecto. Sin embargo, muchas veces se nos agotan las hipótesis a contrastar y no conseguimos encontrar explicaciones por las que determinados comportamientos cambian repentinamente.

Hace unas semanas, me volví a encontrar con esta situación. Buscaba razones por las que las ventas de mi cliente se habían incrementado de manera muy significativa.

sales mobile
Ventas desde dispositivos móviles desde Enero 2015

Tenía perfectamente localizado el tipo de proceso que había experimentado este crecimiento. Igualmente, había sido capaz de acotar este buen resultado únicamente a dispositivos móviles, no encontraba ninguna diferencia ni por navegador ni por sistema operativo.

Todo aumentaba desde que el usuario accedía al formulario. Los diferentes pasos del formulario que componían el embudo tenían aumentos significativos en cada uno de sus apartados, todos experimentaban grandes mejoras en su porcentaje de avance. Sin embargo, nada había cambiado. Los campos seguían siendo los mismos, los pasos tenían los mismos datos. La calidad del tráfico seguía siendo muy aproximada a la de periodos anteriores. Había probado por hacer uso de segmentos con el objetivo de encontrar comportamientos entre algún tipo de audiencia en particular pero no había suerte. Sin saber por qué el rendimiento del proceso había experimentado un gran avance y el cliente no sabía, aparentemente nada había cambiado.

Todo mi análisis lo había enfocado desde un punto de vista de tipos de navegación, de audiencias, de comportamientos, etc. Sin embargo, no había tenido todavía en cuenta una pieza clave y es la propia tecnología y su rendimiento, en otras palabras la web performance optimization (WPO).

En ese punto fue cuando verdaderamente me di cuenta de la importancia que tiene la parte tecnológica en los activos digitales, del beneficio de poder medir su rendimiento y del potencial de llevar a cabo mejoras que redunden en una mejora de los resultados de nuestro site.

Lo que verdaderamente había ocurrido es que desde el equipo de sistemas habían llevado a cabo una mejora que había afectado en la carga de la página en la parte correspondiente al formulario. Ese distanciamiento en ocasiones existente entre sistemas y negocio, había provocado que yo incurriera en un gran número de horas de análisis sin respuesta.

La medición de aspectos técnicos es un hecho generalmente olvidado por algunos analistas y un sitio web lento significa pérdidas de tráfico web y limitar los beneficios que puede ofrecer.

Por esta razón, en muchas ocasiones, podremos encontrar que la causa reside en un aspecto técnico de mejora de la carga de página o en una incidencia que impide el correcto funcionamiento. Con todo ello, hacer una puesta a punto de la web y realizar recurrentes auditorías nos servirá de control y ayuda para encontrar oportunidades de mejora, así como responder ante acontecimientos difíciles de explicar.

Las mejoras del rendimiento de nuestro site no sólo redundan en una mejor experiencia de usuario, sino que también permite una menor tasa de rebote así como un factor muy relevante para motores de búsqueda que nos permitan disponer de buen o mal posicionamiento orgánico. Google y el resto de motores tratan de ofrecer siempre la mejor experiencia de búsqueda posible de los usuarios y un sitio lento y pesado no lo es y por ello será penalizado.

Para medir y realizar un test de velocidad web existe una gran variedad de herramientas. Una de las más utilizadas y que tiene un mayor reconocimiento es la herramienta propia de Google denominada PageSpeed Insights.

Se trata de una herramienta que sirve para analizar y evaluar la carga de una página web. Además, proporciona una serie de sugerencias o recomendaciones para la mejora de la velocidad de carga que vienen en diferentes colores en función de su importancia. Deberemos, en este caso, prestar un mayor detalle a aquellas recomendaciones destacadas en color rojo. El detalle del análisis de la herramienta lo realiza tanto para la versión móvil como para la experiencia con ordenador.

Resultados en Google PageSpeed Insights

Como resultado del análisis con esta herramienta dispondremos de un listado de buenas prácticas que ayudarían a mejorar el rendimiento de la web. PageSpeed Insights otorga una puntuación entre 0 y 100 puntos al rendimiento de las páginas del site diferenciando entre dispositivos móviles y ordenadores.

Google considera que cualquier puntuación por encima de 85 tiene un buen rendimiento y estará marcada en color verde. Aunque el verde es el rendimiento idóneo, el umbral mínimo de rendimiento debería situarse en color naranja. Aquellos aspectos destacados en color rojo pueden ser un problema a tener en cuenta para no verse penalizados.

Espero que estas líneas ayuden, por una parte, a facilitar una explicación a muchas preguntas sin respuesta y, por otra, a estrechar la relación entre los equipos de sistema y analítica web. Por supuesto, también tener muy presente el rendimiento de vuestros activos digitales y valorar el impacto que puede suponer un site lento y pesado en el negocio.

¿Alguna vez has encontrado respuesta a tus preguntas en el rendimiento de la web? Compártelo con nosotros!

Escribe tu comentario

diecisiete + 1 =

Navegar