Analítica web
Reflexiones sobre madurez digital, datos y tecnología

Videojuegos y analítica ¿por dónde empezar?

Se lee en 2 minutos

Hace mucho que los videojuegos han dejado de ser un juego. El sector del videojuego es una industria que compite de tú a tú por nuestra atención y, en beneficio, contra gigantes del entretenimiento como el cine y la televisión.

Diseñar y sacar adelante un Triple A es tan complejo y se pone tanto en juego como en sacar el próximo taquillazo que arrase en cartelera. Ya no basta solo con hacer un buen juego, también hay que dominar el marketing y tener una estrategia sólida detrás.

Muchos videojuegos indie se quedan por el camino en sus versiones Alpha y Beta tempranas por no saber cómo convertir ese interés inicial de los jugadores en una relación duradera con su juego.

Aquí es donde la analítica se convierte en una herramienta para responder a las preguntas que pueden significar la diferencia entre un título exitoso y un rotundo fiasco.

¿Por dónde empezamos? Antes de volvernos locos capturando eventos en nuestro juego en Unity, hay que saber que se puede descubrir mucho sobre la ‘salud’ de nuestro videojuego teniendo en cuenta algunos conceptos básicos.

Sesiones, ¿cuántas veces interactúan con nuestro juego al día?

Cada vez que un usuario abre la app se inicia una sesión. Interpretada con el contexto adecuado es un buen indicador de la frecuencia con la que los jugadores interactúan con nuestro juego. En el mundo digital nuestro título compite por la atención de los usuarios con una gran variedad de otras distracciones.

A mayor frecuencia, más presente está el juego en los ratos de ocio del usuario y más probable es monetizar.

Ratios de retención, ¿consigo que mis jugadores sigan jugando?

No solo se busca que los jugadores jueguen al juego, se busca que lo hagan de forma sostenida. En general, y sobre todo en modelos freemium, la retención lo es todo. Uno de los objetivos debería ser que los usuarios se tomen el tiempo para explorar toda la experiencia de juego que se les ofrece.

Las ratios altos de retención suelen indicar una buena base de jugadores activos e implicados con el juego, además de hacer que el juego no dependa de estar consiguiendo jugadores constantemente, un proceso costoso.

Ratios de conversión, ¿qué porcentaje de mis usuarios me reportan beneficios?

Para poder seguir desarrollando videojuegos, como en tantas otras cosas, es necesario que sea viable económicamente. Existen infinidad de modelos para monetizar, como el modelo freemium, la publicidad o si nos vamos al reverso tenebroso, las Lootboxes.

Usualmente, en muchos de estos modelos, la mayoría de los ingresos provienen de usuarios que ya han hecho una transacción con anterioridad. El mayor obstáculo es conseguir llevar al usuario al punto en el que realiza la primera transacción.

En la mayoría de modelos se intenta que los jugadores vayan, paulatinamente, implicándose más en la experiencia de juego.

Comienzo de nivel, fallo/abandono y nivel completado, ¿en qué niveles pierdo usuarios?

Estos tres eventos dan una buena estimación del éxito de los usuarios a la hora de superar un nivel. Como creadores y gente curtida jugando a videojuegos, es usual que los desarrolladores y diseñadores de videojuegos tiendan a superar los niveles de la manera óptima.

El problema viene cuando un nivel posee una dificultad muy elevada o es aburrido y se empieza a perder usuarios en un nivel concreto. Quizá sea necesario rediseñar el nivel o facilitar la vida al usuario.

En conclusión

La industria del videojuego ha ganado en sofisticación y ya hace mucho que un estudio no puede plantearse sobrevivir a largo plazo sin un marketing efectivo y un modelo de negocio viable.

*Fuente imagen destacada: Freepik

Escribe tu comentario

tres × tres =

Navegar