Analítica web
Reflexiones desde el mercado español de Analítica Web

Validación de píxeles de campaña dinámicos

Se lee en 2 minutos

Si tienes un e-commerce a tu cargo, no hará falta que te comente que uno de tus objetivos principales es atraer el mayor número de conversiones posible. En este proceso de optimización, el papel que juega el tráfico pagado, ya sea este paid search, display, afiliación o cualquiera de sus variantes, es clave. Por esta misma razón, es fundamental establecer y mantener un ecosistema de medición que asegure la calidad del dato.

Esto supone no solo asegurar que el etiquetado en web sea el correcto, sino también que los enlaces de campaña estén correctamente parametrizados y –lo que nos trae aquí– que los píxeles de conversión se disparen correctamente.

Como bien comentaba mi compañero Jorge Jiménez en su post “Utilizas píxeles para tus campañas pero, ¿sabes cómo funcionan?”, un píxel de campaña es una imagen pequeña y normalmente transparente que se carga en tu página web cuando se cumplen una serie de condiciones, normalmente una conversión. Cuando este píxel se ejecuta, se envía una instrucción al vendor para informarle que se ha producido una venta.

Validación de píxel con Ghostery
Validación de píxel con Ghostery

Normalmente, a la hora de validar si estos píxeles se han incluido correctamente en la página web, basta con revisar las llamadas que se realizan desde el navegador, ya sea a través de herramientas del estilo de Ghostery o directamente desde la consola de desarrolladores del navegador.

pixel
Validación de píxel desde consola de navegador

Sin embargo, la validación de estos píxeles puede complicarse si este píxel se carga de manera dinámica. La ejecución de estas etiquetas, que Google llama publisher tags, se disparan únicamente cuando el usuario accede a la web a través de la red de publicidad que se encarga de servir el anuncio. Así, estas redes suelen contabilizar sus conversiones únicamente cuando el usuario clica en uno de sus anuncios para acceder al sitio (click-through), o bien cuando visualiza los mismos (view-throught).

¿Cómo podemos validar estos píxeles concretos?
El problema reside en que, en la gran mayoría de casos, se desconoce las páginas donde se sirven estos anuncios y, por lo tanto, no se puede reproducir la lógica que dispara el píxel. En el mejor de los casos –incluso si conocemos algún sitio web donde se sirvan estos anuncios– nos podemos tirar horas y horas de nuestro tiempo refrescando el navegador hasta que tengamos un poco de suerte y consigamos visualizar el banner deseado. Y si hay una cosa preciosa, es nuestro tiempo.

La solución ante este problema pasa por engañar al navegador y hacerle creer que hemos visto o clicado un anuncio. Es decir, visualizar el anuncio deseado en una página falsa. Para ello, el primer paso es pedir al anunciante que se remita el script con el que su ad server genera el banner. Un ejemplo sería el siguiente:

Ejemplo script
Ejemplo de script

Una vez que tengamos este script, tenemos que “engañar” al navegador y hacerle creer que estamos visualizando un anuncio. Para ello, basta con abrir la consola del navegador y ejecutar la función document.write con este píxel como argumento. Es decir, tendríamos que ejecutar esta función:

script consola navegador
Ejecución de script en la consola del navegador

Una vez que hayamos visto el anuncio, ya solo tenemos que clicar en el banner y simular el proceso de compra. En esta ocasión, cuando lleguemos a la página donde se lanza la conversión, deberíamos poder ver el píxel de conversión en Ghostery o en la herramienta de debugging del navegador.

Y tú, ¿has validado alguna vez un píxel de conversión dinámico? ¿Conoces alguna otra manera de poder verificar el correcto funcionamiento?

Escribe tu comentario

Diez − dos =

Navegar