Analítica web
Reflexiones sobre madurez digital, datos y tecnología

Scrum y proyectos de analítica digital

Se lee en 3 minutos

En los últimos años, todos hemos escuchado alguna vez hablar de la “metodología agile”, de Scrum, de daily meetings o product owner.

En este post intentaremos profundizar un poco más sobre Scrum y ver cómo aplicarlo en proyectos de analítica digital.

En primer lugar, cabe destacar que Agile no es una metodología, se trata de un conjunto de valores y principios que surgen con el movimiento ágil. En febrero de 2001, diecisiete críticos de las metodologías tradicionales se reunieron en Utah, para tratar sobre técnicas y procesos para desarrollar software. Los integrantes de la reunión resumieron los doce principios en lo que se ha denominado como Manifiesto Ágil.

Scrum es un marco de trabajo ágil que se alinea con los valores y principios expresados en el Manifiesto Ágil, es decir, es una implementación del manifiesto y no parte de él. Por lo tanto, Scrum no es una metodología basada en un proceso con pasos predefinidos, sino que implica una transformación cultural de la empresa.

En 2011, Ken Schwaber y Jeff Sutherland publicaron la guía oficial de Scrum ya que vieron que cada profesional percibía Scrum de una manera distinta.

¿Por qué se utiliza cada vez más este marco de trabajo?

Las empresas buscan transformarse digitalmente y para ello comienza a utilizar “metodologías ágiles”. La transformación digital ha hecho que todo tenga que ser más rápido, ya que hay que adaptarse a los constantes cambios del mercado. En cuanto se detecta una oportunidad y fijamos un objetivo, hay que llevarlo a cabo rápidamente para que cuando llegue al mercado no se haya quedado obsoleto y lo podamos convertir en una ventaja competitiva. Para llevar a cabo esta agilidad muchas empresas comienzan a utilizar Scrum, ya que uno de sus principios es que las entregas de producto deben ser continuas, rápidas y a tiempo.

¿Cuáles son las características más importantes de Scrum?

background-blank-business-317356

Scrum permite el trabajo colaborativo entre equipos, para desarrollar, entregar y mantener productos complejos.

Scrum se basa en el empirismo: asegura que el conocimiento procede de la experiencia y de tomar decisiones basándose en lo conocido. Los tres pilares del Scrum son la transparencia, la inspección y la adaptación.

El núcleo de Scrum es el Sprint, que tiene una duración entre una y cuatro semanas, durante el cual se crea un incremento de producto terminado, utilizable y potencialmente desplegable.

Un Equipo Scrum está formado por:

  • El Product Owner. Es el responsable de maximizar el valor del producto resultante, toma decisiones sobre el producto y equilibra las prioridades.
  • El Development Team. Es un equipo autoorganizado y multifuncional que realiza el trabajo de entregar un incremento de producto terminado al final de cada Sprint.
  • El Scrum Master. Ayuda a todos a entender la teoría, reglas y valores de Scrum. Elimina impedimentos, revisa el progreso y facilita las reuniones marcadas en el framework.

Scrum define cuatro reuniones, dentro de cada Sprint, para la inspección y adaptación:

  • Sprint Planning. En ella se define qué se va ha hacer durante el Sprint, qué puede entregarse a la finalización de este y cómo se hará el trabajo.
  • Daily Scrum. Es una reunión diaria de unos 15 minutos donde el equipo de desarrollo habla sobre lo que hicieron el día anterior, lo que van a hacer hoy y sobre los posibles impedimentos que detecten.
  • Sprint Review. Al finalizar el Sprint se reúne todo el Equipo Scrum y los stakeholders para inspeccionar el Incremento y colaboran para determinar las siguientes cosas que podrían hacerse para optimizar el valor.
  • Sprint Retrospective. Esta reunión tiene lugar después de la Review y antes de la Planning, y es una oportunidad para el Equipo Scrum de inspeccionarse a sí mismo y de crear un plan de mejoras que sean abordadas durante el siguiente Sprint.

Scrum en proyectos de analítica

Cuando un analista participa en un equipo Scrum, se pueden obtener datos desde el primer momento y utilizar estos como base para la toma de decisiones en los siguientes Sprints.

El Product Owner define los objetivos que se quieren conseguir en cada Sprint y establece, junto con el analista, una metodología de medición. El analista, basándose en un diseño, conceptualiza y define lo que se necesita medir para lograr los objetivos fijados anteriormente. Con esta conceptualización se realiza la guía de etiquetado que deben implementar los desarrolladores. Antes de finalizar el sprint, se hace una validación para ver que todo está correcto y estamos recibiendo datos. Si el incremento de producto terminado se puede publicar, empezaremos a recibir datos de los que podremos sacar insights que aporte valor al negocio. El analista no toma las decisiones de negocio, sino que facilita los datos para que sea el Product Owner quien las tome.

Implementando la analítica utilizando Scrum podemos conseguir los siguientes beneficios:

  • Rápidas mejoras.
  • Más innovación.
  • Optimización de procesos.
  • Mejor gestión de posibles riesgos.
  • Mayor retorno de la inversión de los proyectos.

¿Scrum funciona siempre?

Cuando no se aplica bien el enfoque ágil que tiene Scrum, puede llevar a situaciones en las que estemos aplicando la técnica de cascada, pero en periodos cortos de tiempo. Podemos estar pensando que estamos en un marco de trabajo Scrum, pero en realidad estar haciendo el análisis, diseño, desarrollo y pruebas en pasos sucesivos y predefinidos. Esto también se suele llamar “water scrum fall“.

Uno de los factores que más dificulta la adopción ágil es el cambio cultural. Es más fácil trabajar con una metodología, que llevar a cabo un cambio cultural, que es lo que en realidad se busca con la adopción ágil. Y como dice el Manifiesto Ágil: Individuals and interactions over processes and tools.

Escribe tu comentario

Ocho − 5 =

Navegar