Analítica web
Reflexiones sobre madurez digital, datos y tecnología

Internet, ese mar de información y de miedo

Se lee en 2 minutos

Los medios generalistas se están haciendo eco de casos como el de Cambridge Analytica y Facebook, se estrenan películas como Brexit: The Uncivil War, que siendo reales o teniendo una base real, están generando un miedo al tratamiento que se da de nuestra información que no siempre está justificado.

Lo primero que creo que hay que dejar claro es que Internet no es tan distinto al mundo real como puede parecer. Igual que no colgamos un cartel en la ventana de nuestra casa diciendo que estamos de vacaciones, tampoco es necesario publicarlo a los cuatro vientos ‘digitales’. Porque no nos engañemos, lo que publicamos en las redes sociales, en la mayoría de los casos, es tan público como colgar un cartel en una ventana.

Lo segundo y más importante es no confundir las redes sociales con Internet, con empresas online y con empresas con activos digitales.

Las redes sociales son plataformas pertenecientes a empresas, el uso que dan a la información de nuestros perfiles, de las interacciones con otros usuarios y de la información que propagamos por ellas debe de formar parte las condiciones de uso de la mismas. Es evidente que, si una fuente de ingresos para ellas es la publicidad que nos muestran y el tráfico que son capaces de generar hacia otros sitios web, utilicen toda la información que esté a su alcance para ofrecernos la publicidad de los productos que mejor encaje con nosotros. Pero este y cualquier otro uso es algo que debe de formar parte de las pocas veces leídas “Condiciones de Uso” o “End User License Agreement (EULA)”.

Pero, como decía, las redes sociales son una ínfima parte de Internet, aunque sea a la que más tiempo dediquemos. En Internet hay una cantidad ingente de empresas cuya actividad económica total o parcialmente se basa en este canal.

Estas empresas recogen información sobre sus clientes. Sí, ¿con qué fin? Eso tienen obligación de comunicárnoslos cuando accedemos por primera vez al activo digital. En la mayoría de los casos para ver nuestra forma de interactuar con sus activos digitales, si completamos los procesos que tienen implementados o no, si venimos a través de algún anuncio digital o como resultado de una búsqueda en Internet. Y así conocer el ROI de sus campañas de publicidad online y de posicionamiento SEO y poder mejorar sus activos web y adaptarlos a sus clientes.
Si en una tienda física hacen una encuesta del tipo:
¿Cómo ha conocido nuestra tienda?
¿Ha pasado por la sección “A”?
¿Antes por cuál pasó?
¿Ha usado el sistema de auto-pago o ha pasado por una caja tradicional?

A parte de lo tedioso que pueda parecer, no extrañaría, ni preocuparía por qué quieren saber eso.
Pues, los activos digitales permiten hacer esto de una forma transparente para el usuario y automática, permitiendo a las empresas conocer a sus clientes y ajustarse a sus necesidades y gusto, casi a nivel personalizado.

Como decía antes, Internet no es tan distinto al mundo real.
Igual que no cuelgas un cartel diciendo que vas al super, no te asustes si en el super te hacen una encuesta sobre tu forma de interactuar con ellos, porque, en la mayoría de los casos, es para aportar valor y mejorar tu experiencia.


*Fuente de la imagen destacada: Unsplash

Escribe tu comentario

18 + 15 =

Navegar