Analítica web
Reflexiones sobre madurez digital, datos y tecnología

Intelligent Tracking Prevention: guía completa

Se lee en 2 minutos

Intelligent Tracking Prevention (ITP) es una funcionalidad incorporada por Apple tanto para su navegador Safari como para los sistemas operativos iOS y MacOS.

El objetivo de dicha funcionalidad es simplemente controlar y limitar el seguimiento de los usuarios en un intento por proteger mejor su privacidad.

Desde su lanzamiento oficial han sido múltiples las versiones que han ido endureciendo progresivamente los criterios en los que se basa. Estas versiones han surgido como respuesta a los intentos de los diferentes agentes de buscar alternativas que les permitieran evitar las limitaciones y restricciones que la ITP incorpora.

Si deseas conocer con más detalle el funcionamiento y limitaciones de anteriores versiones de la ITP, puedes leer los posts Intelligent tracking prevention 2.0: ¿qué es y cómo nos afecta? e ITP 2.1: qué es y por qué tengo que tenerlo en cuenta.

Básicamente, lo que se persigue y castiga en todas estas versiones de la ITP es el uso de cookies de 3ª parte, que serán consideradas como intrusivas y dejarán de tener finalidad práctica. También se limita la caducidad de las cookies de cliente de 1ª parte, es decir, de aquellas cookies creadas de manera local, y no establecidas por el propio servidor, estableciéndose una duración máxima de 7 días.

También puedes revisar el siguiente post Browser prevention tracking y Adobe Analytics, en el que además de abordar la ITP se analizan algunas de las funcionalidades introducidas por otros fabricantes como Firefox con su Enhanced Tracking Prevention, y el impacto que este tipo de medidas tiene en las herramientas de analítica convencionales, en este caso sobre Adobe Analytics.

Si tienes claras las implicaciones de las anteriores versiones de la ITP y quieres saber qué novedades incorporan las nuevas versiones, sigue leyendo.

ITP 2.2

Esta versión ataca a las cookies de primera parte generadas de lado cliente, limitando su período de vida a un día.

Espera, ¿he leído bien? ¡Creía que no había ningún problema con las cookies de primera parte!

Sí y no. Tras los últimos cambios, han sido múltiples los anunciantes que se han aprovechado de las cookies de primera parte y de una técnica conocida como link decoration. Dicha técnica consiste en el uso de query string parameters para, añadiendo parámetros a la URL, continuar haciendo seguimiento de usuarios en sitios de tercera parte. De esta manera se consigue intercambiar la información entre diferentes dominios.

ITP 2.34

Esta versión ataca otro mecanismo de almacenamiento de datos menos conocido que las cookies, el local storage.

Este mecanismo de almacenamiento de datos únicamente se encuentra disponible desde la propia página, es decir, es de 1ª parte. No obstante y dadas las recientes limitaciones sobre las cookies de 1ª parte de lado cliente, múltiples advertisers han decidido utilizar este mecanismo en lugar de las cookies.
Para ello se utiliza la información almacenada mediante este mecanismo para “decorar” las URLs, permitiendo que sea posible seguir haciendo seguimiento de los usuarios.

Tras esta reciente actualización, cuando Safari detecta este uso, elimina todos los datos almacenados en cualquier mecanismo de almacenamiento que no sea una cookie.

Desde Merkle | DIVISADERO seguimos atentos a todos los cambios y novedades a este respecto. Punto crítico que sufrirá cambios drásticos durante los próximos meses y que –muy probablemente– cambiará el concepto y uso de la web tal y como la conocemos actualmente.

¡Stay Tuned!


*Fuente de referencia: Digiday

*Fuente de la imagen de portada: freepik.es

Escribe tu comentario

dos − 1 =

Navegar