Analítica web
Reflexiones sobre madurez digital, datos y tecnología

Campañas en medios sociales. ¿A cualquier precio?

Se lee en 3 minutos

Cientos de nuevos productos, bombardeo continuo de información y mensajes publicitarios para intentar “convencer” al consumidor de que tu producto es el mejor. Y puede que lo sea, pero tienes que demostrarlo en cada uno de las acciones de tu compañía.

Muchas de esas acciones se están desarrollando a día de hoy, en lo que ha definido perfectamente Javier Godoy como “capa social” del marketing de internet, interactuando con los usuarios en las redes sociales y su círculo de contactos. Y muchas de esas acciones se están realizando sin pensar en las consecuencias, simplemente porque es la moda, porque hay que estar, porque los informes y los análisis dicen que si no estás en twitter no eres nadie, si no tienes fan page de Facebook con 10000 seguidores es que tu departamento de marketing online no está haciendo las cosas correctamente o que a la gente no le gusta tu producto. ¿Seguro?

Reflexionemos un momento. Todos somos conscientes de la frivolidad de los rankings, los premios, los concursos y las cifras, aún así, seguimos en la lucha por mostrar informes en los que se pueda decir “y yo más”. Ser el que más followers o fans tiene, sí, puede ser un objetivo, pero en el fondo no es una acción basada en una estrategia que ayude a la compañía, y que incluso, en muchas ocasiones, se puede volver en nuestra contra. Es mucho más interesante analizar la influencia de esos followers y fans, por la posible repercusión que puede tener, e interactuar de manera que esa posible repercusión se integre con el comportamiento del entorno, sin ser considerado spam, sin ser considerado oportunista y sin ser “otro más” que sigue a gente para que le sigan y poder decir, mi empresa es “moderna”.

objetivoLa parte dedicada a la estrategia se resume perfectamente en este post. Dedicar unos minutos a reflexionar en los “pros y contras” que se pueden presentar al comenzar una andadura en Social Media pueden ahorrar muchos disgustos. ¿Merece la pena ese esfuerzo? ¿Merece la pena contestar cada una de las quejas e incidencias que un usuario (que no cliente) deja en un muro de Facebook? ¿Merece la pena tener un canal de comunicación en Twitter para ser una marca “que mola” y hablar con los usuarios de música, de fútbol o el sol que hará del fin de semana? ¿En qué medida ayuda eso a la compañía? Pensémoslo.

Estar “por estar” nunca es conveniente. Realizar acciones sin pensar en sus consecuencias y no elabora una estrategia, un modo uniforme de comunicar y de tratar a la audiencia con unos objetivos claros, no puede dar frutos. Aprende de otros que han tenido éxito y han sabido transmitir sus valores para acercarse al público en la red.

Pensemos en los motivos por los que compañías innovadoras y punteras en la utilización de todo tipo de canales como El Corte Inglés o Zara no tienen canal en Twitter. ¿Crees que no se lo han planteado? O porque algunas acciones de Social Media se pueden volver en tu contra. Hacer marketing en redes sociales puede ser más perjudicial que beneficioso para tu imagen de marca si no lo haces con las pautas correctas.

Por poner un ejemplo, se puede tener canal en Twitter que se convierta en un canal de soporte, comunícalo y crea un usuario para ello, “@soporte_xxx” en el que se resolverán dudas, se comunicarán actualizaciones y se registrarán incidencias que tengan tus usuarios. También se puede tener un canal de promociones “@descuentos_xxx”, otro para noticias del sector, que se note que conoces el medio y se facilita la vida a tus clientes. Otros ya lo han hecho y han ganado mucho dinero con acciones tan sencillas como esa.

Si no se es capaz de gestionar estos canales, es mejor pensar en cerrarlos. Así de sencillo. Más vale no causar ninguna impresión que causar una mala impresión.

No participar activamente en Redes Sociales no quiere decir cerrarse en banda, no analizar a tu competencia, ni dar la espalda a los usuarios. Ellos están ahí, hablando a diario sobre sus gustos, indicándote sus preferencias y si consigues leer entre líneas, podrás adelantarte a las futuras tendencias de los mercados para proporcionarles los mejores productos.

No queremos decir que limites la presencia en el entorno online, pero si tu decisión es participar activamente, es conveniente que esas acciones sean medibles, conocer la repercusión y no perder el control es básico para una correcta integración con el medio. Con ello aprenderás, mejorarás tu marca, tu producto, conseguirás seguidores más fieles y llegarás a más usuarios con menos esfuerzo.

2 Comentarios

  1. Enhorabuena por el post.

    Conceptos muy claros y muy bien explicados. Me parece fundamental que la presencia en Redes Sociales responda a una estrategia bien planificada y no simplemente a estar por estar.

    Creo que con las Redes Sociales y las nuevas herramientas de comunicación empresa-usuario pasará como con la web. Tiene que haber un proceso de maduración de la gente y asimilación de las tecnologías antes de que realmente las empresas se den cuenta de las ventajas y desventajas.

    Hace 5 años se vendían las webs presenciales, de estar por estar, con todo tipo de pirotécnia (textos que se movían, menús que aparecían y desaparecían, música de fondo….) y te decían que si tu web no se hacía en flash y con música nadie querría verla.

    Hoy en día con un mercado más maduro nadie se plantea que eso es así. Yo creo que con las Redes Sociales pasará lo mismo. Nadie estará por estar ni por publicitar sus contenidos sino para APORTAR VALOR.

  2. Coincido contigo Jorge.

    Aún es impredecible donde nos llevará toda esta “marabunta” social en el que las marcas compiten por incrementar su influencia, por atraer a seguidores más fieles y por intentar crear “funboys” alrededor de sus productos. Todo ello nada fácil.

    Lo bueno es que queda mucho por hacer.

Escribe tu comentario

diecinueve + dieciseis =

Navegar