Analítica web
Reflexiones desde el mercado español de Analítica Web

Escucha activa hacia tu competencia

Se lee en 2 minutos

Lo más común a la hora de optar por una estrategia de escucha activa es que lo enfoquemos en saber qué dicen de nosotros, dónde estamos y a dónde queremos ir. Son muchos los beneficios que ello nos aporta: mejorar campañas en curso, ver el interés del lanzamientos de ofertas y, por supuesto, corregir desviaciones que no hubiésemos detectado en un primer momento y que el sabio consumidor nos regala.

La comunicación es necesaria a la hora de dar a nuestros consumidores el mejor producto o servicio, en tiempo y forma, para adelantarse a necesidades y mejorar prestaciones. Las posibilidades de la escucha activa -en particular en redes sociales- es abrumadora y no siempre es aprovechada.

Organizaciones que no están en redes sociales bien pueden explotar de igual manera que aquellos que sí están y tienen dentro de ese medio objetivos, o bien ofreciendo una atención al cliente directa, o en promoción de productos y servicios. No es nada desdeñable los comentarios que podemos recabar en los medios sociales.

Está claro que la escucha activa reporta a nuestro negocio un sinfín de posibilidades y que, en pos de la mejora continua, tenemos muy en cuenta.

Y, por tanto, no es nada despreciable analizar lo que se dice de nuestra competencia. Apartada la idea de que empresas de sectores y target similares actúan igual, claro es que existen muchos puntos diferenciadores: es beneficioso aprender de aciertos y errores ajenos.

Mucho es el tiempo y dinero que invertimos en medir y evaluar como organización, en buscar los mejores activos, en diseñar y proyectar en el tiempo soluciones, formar al personal para adelantarse a necesidades futuras y, como dirección, tomamos decisiones para llegar a nuestros consumidores y usuarios. Por ese mismo motivo, una buena idea lo es proceda de quién proceda y siempre es interesante tenerla en consideración.

Por ese motivo, no sólo debemos enfocar nuestro esfuerzo en analizar nuestras acciones, sino disponer de una escucha activa que nos permita adelantarnos a necesidades plausibles que los consumidores nos exponen de manera directa.

Para realizar una escucha activa de manera óptima son varios los factores a tener en cuenta:

  • Planifica qué saber. Considerar promociones similares a las nuestras, captar lanzamientos y acciones comerciales. No beneficia nunca perderse en la multitud: debes saber qué buscas.
  • Herramienta de monitorización. Imprescindible debido al volumen de menciones que se pueden recabar. Muchas son las que te hemos recomendado, pero te recuerdo un par de ellas: SocialBakers, Brandwatch
  • Retroalimentarlo. Las tendencias y las necesidades cambian, al igual que tu táctica. Si bien en una promoción tu competidor directo es X, al lanzar una nueva campaña lo tendrás en Y. Estamos ante acciones vivas, se crece en movimiento.
  • No filtres sólo lo bueno. Perderás tu mayor potencial de mejora. Si una campaña está bien planificada, organizada y ejecutada, los datos irán a tu favor; sé activo cuando la marea no te traiga a puerto, es la ocasión de coger de nuevo el timón y reestructurar si hace falta.
  • Extracción de resultados. El objetivo es siempre medir para crear acciones, deberás ser crítico: al igual que tener una escucha activa un enfoque abierto y, aunque lo habrás escuchado antes, vuelta a empezar.

El término no es resulta a todos conocidos, pero pocos son los esfuerzos que, en ocasiones,  las organizaciones hacen. Tomar de manera activa o de manera pasiva tu participación en redes sociales es una estrategia como cualquier otra. Lo que no hay que olvidar es un plus si recoges información útil, proceda de donde proceda, y darle un uso adecuado.

Escribe tu comentario

Ocho − 1 =

Navegar