Analítica web
Reflexiones desde el mercado español de Analítica Web

El Big Data y su repercusión en el sector turístico

Se lee en 2 minutos

Si leemos Big Data a nadie nos va a sonar a nuevo. Todos hemos oído hablar de Big Data y sus diferentes aplicaciones: en el mundo empresarial, deporte, salud, etc. Sin embargo, no son los “grandes datos” los que importan, sino el manejo de los mismos. Analizar estos datos nos va ayudar a mejorar en la toma de decisiones y a realizar los movimientos estratégicos oportunos.

En este sentido, el turismo es otro de los sectores que integra el Big Data para conocer mejor a sus clientes y ofrecerles una mejor experiencia turística. El conocimiento de todos estos datos facilita la toma de decisiones orientando la estrategia comercial, las acciones de marketing y las políticas de calidad.

El cliente es cada vez más exigente. Por ello, la inversión en Big Data resulta fundamental para un sector que, en términos económicos, supone el 16% del PIB de nuestro país. Cada vez son más las empresas turísticas que invierten en Big Data, comprendiendo el valor de integrar sus fuentes de datos internas con fuentes de datos externas que les ayuden a disponer de información muy valiosa que pueda ser utilizada para mejorar productos y servicios ya existentes o para ofrecer otros nuevos, detectando nuevas necesidades y consiguiendo aumentar los beneficios de una forma exponencial, poniendo a disposición del viajero una experiencia más inteligente y personalizada.

Conocer mejor al cliente trae consigo dos claros beneficios: un producto o servicio más adaptado a él y un cliente más satisfecho, y en esto tiene mucho que ver la analítica predictiva, que mediante el uso de modelos estadísticos avanzados añaden a nuestra base de información datos que no conocíamos. Esto permite medir el momento y manera óptimos de lanzar un producto o servicio según las preferencias y acciones observadas en los usuarios, prediciendo sus gustos y su propensión a compra. Saber lo que va a pasar puede ayudar a anticiparse a los comportamientos tanto del cliente como del mercado.

El análisis Big Data puede ayudar a realizar una gestión de negocio más eficiente y menos costosa, tomando decisiones más inteligentes y fundamentadas en datos. La inmediatez de estos facilita conocer qué está ocurriendo en cada momento. Podemos actuar de manera más rápida y más eficiente.

En la empresa turística, el departamento de marketing es uno de los grandes beneficiados del análisis de datos ya que les permite hacer un seguimiento de las acciones de marketing y mantenerlas o modificarlas en función de los resultados obtenidos. Gracias al Big Data son capaces de segmentar el público objetivo de las campañas, ajustar los precios o conocer el mejor momento para el lanzamiento de una campaña entre otros.

Sin embargo, a la hora de implantar nuevas estrategias de Big Data, tenemos que ser conscientes de los nuevos retos que pueden suponer. La aplicación del Big Data debe siempre venir acompañada de una transformación interna para conseguir unos óptimos resultados. Es importante dotar a las empresas de la tecnología necesaria, pero toda esa tecnología no serviría de nada sin contar con las personas necesarias y saber qué queremos de las tecnologías para extraer valor de la información.

*Fuente: Instituto de Ingeniería del conocimiento

Escribe tu comentario

uno + Trece =

Navegar